EmprendedorMarca Personal

¿Cómo usar el ikigai para potenciarte?

portada

Algo que me gusta de los canales digitales es que independientemente de las barreras que surjan para estar cerca de amigos, familiares, aliados o compañeros; ellas están para ser esa alternativa que nos conecte con todos ellos.

Como es el caso del día de hoy, donde tengo como invitada especial en mi Blog a mi amiga y compañera de blogueo Sheila Vargas Rojas.

Una excelente bloguera y asesora de emprendimientos gastronómicos, quien nos hablará de un método muy interesante para conocernos como personas y marcas.

Aquí les dejo los canales digitales de Sheila:

Sitio web: sheilavargasrojas.com

Instagram: @sheemprende

Linkedin: Sheila Vargas Rojas

¡Sin más que agregar, todos tuyos!


El ikigai es un término japonés que muchos de nosotros manejamos de pie a cabeza. ¿Eres de los que no sabes de qué se trata? ¡Ups! Ya te lo explico

Ikigai: Uno de los conceptos más bonitos y útiles de los últimos tiempos.

Es algo para sacarle el jugo. No te quedes solo con la curiosidad de saber de qué se trata, En estos momentos de introspección, si que cosas como estas son bastante útiles.

La palabra ikigai se utiliza generalmente para indicar la fuente del valor de la vida de uno, o las cosas que hacen que la vida valga la pena. En segundo lugar, la palabra se utiliza para referirse a las circunstancias mentales y espirituales en las que las personas sienten que sus vidas son valiosas.

Fuente: Wikipedia

De los más recientes modelos que he visto, este me parece  interesante e inspirador.  Te muestra que existen 4 aspectos básicos a los cuáles orientar tu marca, impacto y estrategia. Muy enfocados siempre en nuestro emprendimiento, aunque te cuento que funciona para muchas cosas más.

Tu expresión y acción debe estar justo en el centro de estos cuatro elementos.

Primer área: Lo que amas hacer.

Ya es un expresión muy trillada; eso de que debes dedicarte a algo, que así no te pagaran por ello, da tanto placer que buscarías la forma de robar tiempo para hacerlo.

Pero, ¿Adivina? Hay montones de gente que aún va inercialmente detrás de una rutina sin encontrar un poquito de satisfacción siquiera en las actividades de su día a día.

Sencillamente no lo creen posible, piensan que es solo de soñadores. Pero enfáticamente puedo decirte que para nada es así.

Segunda área: Las cosas en las que eres el mejor.

Mis clientes me dicen, Sheila ¿Cómo puedo saber esto? Sencillamente pregúntalo. Si no te has abierto lo suficiente a autoreconocerte, pues seguro que otras personas saben esto y de sobra. Haz tu encuesta y tu lista. Muchas respuestas te van a sorprender.

Tercer área: Lo que necesitan quiénes te rodean.

¿Qué ha faltado de ti para poner en práctica esas ideas geniales que identificas pueden funcionar? ¿Te ha ocurrido que ves una solución fácil donde otros están bloqueados?

Si esas necesidades coinciden con habilidades tuyas y además es algo que te gustaría hacer, solo falta la incorporación del otro pétalo, que es…

Cuarta área: Eso que haces y otros valorarían mucho.

Hasta el punto que pueden pagar o invertir algún dinero por ello. Cuando algo que haces es atractivo para otros y le has dedicado tiempo en formarte, lo disfrutas mucho y eres muy bueno… ¡Serás muy feliz y pleno!. Esto que es el ikigai, hará que tu vida tenga muchísimo más sentido.

Esta es la manera en que dibujan  la zona ideal en la que nos aproximamos

diagrama efectivo para saber como vender tus talentos

Hay otros aspectos que te invitamos a ver.

Lo más interesante de este modelo (según creo) es lo que significan la intersección de los círculos.  Esos cuatro términos internos que ves que son: pasión, profesión, vocación y misión.

¿Crees que es enredado?  Cuando veas que algo se espesa como el chocolate, para entender lo separas. ¡Revísalo y diviértete!

Si algo te gusta mucho y lo practicas tanto que lo perfeccionas estamos ante algo que te apasiona. Si llegas a destacarte en eso, vas a ser atractivo para el mercado y podría ser bien cotizado; entonces serás un profesional referente en determinada área.

Y si además logras identificar que ese talento tuyo es necesitado por un nicho o sector, será tu misión si lo tomas  para brindar bienestar y mejorar a las personas.

Completa el modelo que dentro de ese grupo de gente existan quiénes vean en ti la solución ideal y sintiendo todas esas cosas descritas anteriormente, conseguirás hacerlo un norte, una filosofía de vida.

El equilibrio de los pétalos.

Si te quedas solo en el círculo superior, tendrás vibra, felicidad y alta energía… Pero sin ser de aquellos que no se sienten lo suficientemente cómodos para saltar al ruedo del mercado.

En el círculo de la izquierda viven los que trabajan muchísimo para desarrollar algo, pero al no saber venderse a veces no apuntan a posibles clientes y tampoco obtienen los resultados esperados.

Los de abajo (y no es casualidad la posición) puede que tengan ingresos, pero marchitan fácilmente porque no hacen lo que les gusta. Pierden el brillo y hasta desarrollan enfermedades en las peores historias.

Y finalmente, en el área de la derecha se debe sentir que trabajas en función de los otros exclusivamente sin mirar tanto hacia adentro o desarrollar su real talento.

La idea es que se mezcle todo… o al menos que apuntes hacia eso.

¿Cuál es el juego para conseguir el ikigai? Buscar las estrategias para estar en balance. Coméntame que te pareció y si hay alguien que te puede ayudar a combinar esto con tu marca personal es Luis Hernández.

¡Gracias por tu invitación! Nos seguimos leyendo.

¿Te gustó? Comparte en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

7 comentarios en “¿Cómo usar el ikigai para potenciarte?

  1. Sencillamente ¡ATÓMICO! Voy a tener que estudiarlo concienzudamente varias veces hasta poder llegar a “solfear” cómo sonarían esas cuatro notas en un sólo acorde. Gracias

    1. Es más o menos sencillo. Ponte a dibujar como cuando eras niña, ubica un espacio de tranquilidad y relax para hacerlo. No importa que no lo termines de una vez. Le vas agregando elementos. Es y será una carta para la batimagia. Estoy segura te irá muy bien

  2. Una maravillosa manera de presentar este concepto. Leerte es como imaginar una receta, presentas los ingredientes, como combinarlos, sugieres como tomar en cuenta la manera de mezclarlos y no olvidar que el resultado depende de quién está detrás de la preparación: uno mismo sin duda alguna.

    Realizar el Ikigai es una excelente manera de reconocernos y accionar en función a nuestro propósito.

    1. Que bello comentario mi admirada Laura. Tal parece que la gastronomía me ha habitado y lo seguirá haciendo para siempre. Tengo el corazón llenito. ¡Muchísimas gracias!

  3. Uff buenísimo. Más claro que el agua. Excelente artículo. Repasé mi Ikigai leyéndolo … Y si.. Ya todo se mezcla genial! Gracias a ambos son un par de soles bellos

    1. Jajaja, mil gracias mi querida Karilyn. Pues lo que en realidad nos importaba es que se entienda y que puedan aplicarlo con facilidad. Un abrazo enorme

Deja un comentario