Marca Personal

Autoconocimiento: El génesis de tu Marca Personal

portada del blog

Recuerdo la primera vez que empecé a construir mi marca personal. La verdad no tenía ni idea de lo que estaba haciendo, publicaba lo que se me venía a la mente, no tenía una propuesta de valor definida y cuando me preguntaban a qué me dedicaba normalmente me costaba responder.

En resumen, no tenía idea de lo que quería lograr con mi marca personal. ¿Por qué me pasaba todo esto?

Porque no me conocía lo suficiente, no había internalizado lo que podía dar a los demás que estuviera acorde con mi pasión.

Sin embargo, todo cambio cuando conocí a un profesor que me dijo. “Si quieres construir tu marca personal, debes empezar con saber quién eres.”

Después, con más estudio entendí que se refería al llamado “Autoconocimiento” que no es otra cosa que entender por qué haces las cosas y a donde quieres llegar.

Y justamente de eso quiero hablarte el día de hoy.

¡Comencemos!

foto de Ricardod89

La coherencia lo es todo

Si viniera una persona y te dijera que es alguien responsable y cumplidor, pero cuando debe verse contigo en una reunión llega tarde y de paso no cumple con algunas tareas asignadas. ¿Le volverías a creer cuando dice qué es responsable y cumplidor?

De eso se trata la coherencia, es respaldar tus palabras con acciones. De nada vale decir mucho si al final no haces nada.

¿Y qué tiene de común con el autoconocimiento?

Bueno, si no te conoces, no sabes en qué eres bueno o lo que puedes aportar. Difícilmente puedas ser coherente con tus acciones.

Es decir, si no sabes en que eres bueno, no puedes demostrar nada. Por lo tanto nunca sabrás cuando eres coherente. Sin embargo, te tengo un secreto… Las personas si lo saben y eso se llama imagen externa (de ella te hablaré en otra ocasión).

Para que no empieces con mal pie tu marca personal y puedas dejar un mensaje coherente con lo que haces. Te dejo algunas preguntas que debes hacerte antes de plantear cualquier estrategia.

Así que agarra lápiz y papel para poner manos a la obra.

¿Quién soy?

Siendo sincero, ¿Cuántas veces te preguntas esto? De seguro muy pocas, y es que no fuimos criados ni educados para hacernos preguntas internas.

Pero si de verdad quieres entender todo lo que puedes aportar es momento de responder a esta pregunta.

Una pregunta que va enlazada a nuestra identidad, valores, gustos y pasiones. Poner un ejemplo de cómo responder esta pregunta sería incorrecto, ya que cada uno tiene una manera diferente de dar respuesta a ello.

Eso es lo que hace a los humanos interesantes, nunca somos iguales.

¿Qué hago actualmente?

Al ya tener identificado quien eres, viene la parte de entender tu actualidad. Es decir, en que eres bueno, en que debes mejorar. Es ver tus fortalezas y debilidades internas.

Te recomiendo que coloques la misma cantidad de fortalezas que debilidades. Tomate por lo menos 30 minutos en descubrir en que eres bueno y en que debes mejorar para así hacer un descubrimiento detallado.

En fin, se trata de analizar tu estado actual de vida. Entender tu presente.

¿A dónde quiero llegar?

Esta pregunta va anclada a nuestro futuro, lo que queremos lograr. Y es una pregunta reflexiva, ya que te hace pensar en si tus actuales acciones te están haciendo llegar a donde quieres.

Si la respuesta es negativa no es para llorar, solo debes replantear y buscar nuevas formas para llegar a tu meta.

Evaluar nuestras fortalezas y debilidades para saber que optimizar y mejorar para llegar a esa meta deseada.

En fin,  se trata de ajustar y hacer cosas distintas para obtener resultados diferentes.

Foto de Ricardod89

Al final, ¿de qué sirve el autoconocimiento?

Es la manera ideal de entender si nuestros esfuerzos actuales van acordes al futuro que queremos. Es evaluar si estamos actuando en base a nuestros valores para dar un mensaje acertado y coherente.

¿Lleva tiempo este trabajo?

Si, lleva tiempo. No es algo que puedas hacer de un día para otro, pero si de verdad quieres lograr que tu mensaje este en sintonía con lo que accionas y así crear confianza con las personas correctas, este trabajo lo debes realizar.

Ahora, existe un camino más fácil. Te puedes producir lo suficiente para ser lo que los demás quieren y así agradar a la mayor cantidad de gente y obtener con ello esa visibilidad deseada.

Sin embargo, no te garantizo resultados a largo plazo. Porque la gente no es tonta y si no eres auténtico se darán cuenta tarde o temprano, perdiendo su confianza en algún momento.

¿Quién dijo que el camino a la cima era fácil? Pero te aseguro que valdrá la pena.

¿Te gustó? Comparte en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario