Emprendedor

Mi historia con un cliente tóxico

Hoy quiero contarte la historia de un Community Manager en sus inicios y su relación con un cliente.

Pero no hablo de cualquier cliente, hablo de uno que te puede chupar la vida como el propio dementor de la saga de Harry Potter.

Hablo de los clientes tóxicos. Así que no esperes una historia con un final feliz, solo será un relato para que aprendas a identificar ese cliente y así evitarlo.

Porque esta no es cualquier historia, es mi historia con un cliente tóxico.

¡Comenzamos!

el cliente tóxico es un dementor

¿Cómo detectar un cliente tóxico?

Regatea constantemente

Mi primer acercamiento con este tipo de clientes fue bastante tranquilo en verdad. Le presente una propuesta la cual él vio muy bien.

La verdad le gustó mucho y quiso contratarme para el trabajo. Sin embargo, antes de comenzar lo primero que me pidió era una rebaja porque le parecía algo costoso por publicar en redes sociales.

Sí, eso me dijo… Debido a mi afán por obtener clientes accedí a su petición y reduje mis honorarios para captarlo.

Grasso error, porque lo peor está por venir.

No valora tu trabajo

Al trabajar a comenzar con él, todo estaba muy tranquilo. Le solicitaba cierta información, algunas sesiones de fotos, el accedía sin problemas.

Sin embargo, después vinieron conductas que me incomodaron mucho como publicar en la cuenta sin aviso alguno, solo porque se le ocurrió algo interesante.

También, decir que quería implementar una estrategia que vio, que a pesar de indicarle que no era indicada para lo que buscábamos, él quería aplicarlo.

O lo peor, refutar mis estrategias diciendo que no eran correctas o porque un amigo que no conocía nada del área le decía que aplicará.

En fin, actitudes que me fueron desgastando.

Pero eso no queda ahí…

No respeta los horarios

El cliente tóxico, se cree dueño de tu tiempo. Me pasó mucho con ese personaje, ya que me escribía a cualquier hora de la noche para pedir que respondiera mensajes.

Me preguntaba: Luis, ¿por qué no has respondido el comentario que hicieron?

Y yo en mis pensamientos: Eran las 10pm, no es mi horario de trabajo.

Son personas que piensan que un trabajador o profesional debe responder a toda petición que digan.

Es poco diligente

Una de las peores cosas que tiene un cliente tóxico es que exige mucho, pero casi ni aporta. El trabajo de gestión de redes es en equipo, entre el cliente y el Community Manager.

Sobre todo, que su área era muy técnica y necesitaba de su aprobación para poder continuar publicando.

Tarea que casi nunca realizaba y siempre me preguntaba porque no publicaba. De seguro te preguntas… ¿qué hacías con ese cliente?

La verdad no lo sé, uno a veces necesita darse algunos golpes para aprender.

Nunca se hará responsable de sus acciones

El orgullo es lo más resaltante de estos dementores. Nunca dirán que tienen alguna responsabilidad en el proceso.

Si se desaparecen y no contestan tus mensajes, dirán que tienes que resolver.

Muchas veces se harán los que escuchan y hacen caso, pero a los pocos días volverán con lo mismo.

Querrá hacer cambios a último momento

Esta característica la dejé de último porque es clásica. Cuando ya estés por publicar el contenido, cuando solo te falte darle clic a “publicar”. El te dirá que no le gustó esa foto, porque se ve gordo o que su papada es muy grande.

Si las fotos las aprobaste, no puedes hacer cambios a última hora, el profesional no trabaja solo para ti, tiene una vida amigo tóxico.

cliente tóxico

Moraleja de la historia

Si ves alguna de estas señales simplemente huye, no malgaste energías en clientes que te chupan vitalidad, cuando podrías invertir ese tiempo en buscar otros con mejor vibra.

Al final terminé trabajando con ese cliente 6 meses en los cuales estuve algo amargado. Pero el alivio que sentí al dejar de trabajar con él no tiene precio.

Gracias dementor por enseñarme el valor de mi trabajo y tiempo.

Ahora cuéntame tu historia, ¿has tenido clientes tóxicos?

¿Te gustó? Comparte en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

6 comentarios en “Mi historia con un cliente tóxico

  1. Me pasó una vez, no en mi marca, sino como Freelancer en otra cosa, pero se molestó y me dijo que tenía que estar más segura de lo que hacía, sólo porque refute sus condiciones que no eran adecuadas. Yo prefiero no trabajar con gente así. Mi trabajo vale y mi paz mental también.

  2. Más que clientes tóxicos, jefes tóxicos. Mi vida de freelancer no es tan antigua, tengo solo tres años trabajando por cuenta propia. Sin embargo el primer cliente importante de esta etapa fue super complicado de llevar. Aún le hago ciertos procesos, pero realmente debo bendecirlo todos los días porque me enseñó muchísimo; sobre todo la gran paciencia (Risas). Y si, definitivamente todo tiene un para qué. Estoy segura que no conseguirás ni aceptarás tener otro así

  3. Los clientes tóxicos ¡Dios! Cuánto aprendizajes nos dejan… Pero definitivamente no deben permanecer en nuestra cartera de clientes.

    Una de mis muchas historias fue cuando era corredora de seguros, a ésta clienta nada le satisfacía, le ofrecí un servicio VIP, grave error mío, quería que yo fuera hasta la clínica con ella, le buscara las medicinas, le llevara el carro al taller (eso sí era parte del VIP) en fin… Más era el desgaste emocional que me generaba que la comisión que cobraba.
    .

Deja un comentario