Emprendedor

¿Trabajo duro o inteligente?

Desde pequeños nuestros padres, familiares y maestros nos han dicho la típica frase “trabaja duro y serás exitoso”. Hasta las películas nos venden la idea de que trabajando con mucho sudor y sacrificio sin descanso lograrás esa meta financiera.

Ahora, ¿eso es suficiente?

Nada más lejos de la realidad, si solo con trabajar muchas horas al año se alcanzará el éxito en nuestras vidas, la mayoría de las personas en el mundo serían grandes empresarios.

Entonces, ¿qué hace diferente a esos empresarios que construyeron una empresa de los demás?

De eso justamente trata este artículo, de hablarte un poco del Trabajo Inteligente, algo que he estado poniendo en práctica para lograr mis metas en la vida.

¡Comencemos!

board-game-boss-business-1040157

¿Cómo trabajar inteligente?

1. Conócete

Antes de empezar cualquier proyecto y hasta de establecer tus metas debes conocerte primero como profesional y persona.

¿Cómo hacerlo?

Bueno, simplemente responde a preguntas como: ¿quién soy? ¿cuáles son mis virtudes? ¿en qué debo mejorar? ¿qué quiero lograr a corto, mediano y largo plazo?

El responder esas preguntas te ayudará a establecer tu camino para cumplir lo que sueñas.

Hazlo en un espacio privado para estar contigo nada más, poniendo a ejercitar la mano con lápiz y papel.

2. Define objetivos y estrategias

Si no tienes objetivos estarás como un navegante sin brújula. Es decir, accionando sin saber a dónde vas.

Ahí la importancia de los objetivos, sobretodo de corto plazo cuando comienzas para ir cumpliendo metas más tangibles.

Y claro, siempre formula la pregunta ¿cómo cumplo con esos objetivos?

Esa pregunta es la que te ayudará a desarrollar las estrategias que son nada más que los métodos para llegar a cumplir con tus metas.

En mi caso evalúo si mis estrategias cumplieron lo que me propuse cada mes. Así analizo si seguir con ellas o cambiar para mejorar.

3. Administra tu tiempo

Recuerda que no todo es trabajo, no puedes estar trabajando todo el tiempo, cambiemos el hábito del trabajo duro por el inteligente.

En vez de trabajar todo el día, busca las horas en donde eres más activo y sácale provecho con tus proyectos.

Organiza tu semana con las actividades que debes realizar, buscando tiempo para el trabajo, recreación, familia y diligencias.

En mi caso te doy el consejo de utilizar una gran herramienta como Google Calendary para que puedas establecer tu calendario semanal y así tener tiempo para cada actividad.

Te recuerdo: ¡No todo es trabajo!

4. Sé persistente

Si quieres algo en la vida habrá obstáculos y es posible que caigas muchas veces. Sin embargo, el poder levantarte, examinar que fallo y trabajar en mejorar son la clave para ir transitando el camino hacia tus metas.

Si caíste, que importa, vuelve a levantarte y continua con tu propósito. Nunca dejes que nadie toma poder en ti diciéndote que no puedes hacerlo.

beautiful-blur-casual-935756

Por último… Pasión

Todo lo que te he contado en este artículo suena muy bonito, pero si no te apasiona lo que haces nada de eso lo harás. Es más, desistirás al primer obstáculo.

¿Qué quiero decir con esto?

Bueno, antes de tomar cualquier rumbo debes enfocarte en algo que sepas que harías aunque no te pagaran, ya que te encanta (claro la idea es cobrar jeej).

Cuéntame ¿estás haciendo lo que te apasiona?

4 comentarios en “¿Trabajo duro o inteligente?

  1. Que buenos aspectos mencionas aquí… Y lo último, como el dicho debería ser lo primero. Si hago cosas que me apasionan, me parecen el condimento vital de aquello que llaman vivir. Y además creo que va más allá. Es también disfrutar lo que no me gusta, puesto que a veces tenemos etapas en las cuales estamos en algo que no nos mueve la pasión igual.
    Así que si si circunstancialmente no puedes elegir, pues manéjate en un espacio de nutrición y aprendizaje. Es la cosa (Como diría Elvis Crespo).
    Gracias por este aporte

    1. Me alegro que te haya gustado Sheila, así es la pasión diría que es lo fundamental para poner a andar todo lo demás. Sin ello, simplemente desistirás.

      Un abrazo!

Deja un comentario